2

Guayaquil avizora su futuro aeropuerto

meneame_share

El inicio de la obra, cuya construcción se prevé en 12 años, en la zona de Daular-Chongón, dependerá del desarrollo del país.

El que la ciudad cuente con una terminal aérea que al año soporte un flujo de 787.305 operaciones (con un promedio de 2.157 vuelos diarios) es una de las pretensiones del proyecto sobre el futuro aeropuerto de Guayaquil, cuya construcción, en la zona de Daular-Chongón, se va concretando.

Esto, luego de que el Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación, de la organización estadounidense Mitre, entregara la semana pasada a Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil (AAG), los estudios definitivos que garantizan la aeronavegabilidad del sitio donde se prevé que funcione la futura terminal aérea.

Desde junio del 2005 Mitre, asesora de la Federal Aviation Administration (FAA), que opera el tránsito aéreo en Estados Unidos, y está financiada por el gobierno de ese país, fue contratada por la AAG para realizar los estudios de la futura terminal.

Según los diseños, esta tendrá 2.020 hectáreas de longitud y estará ubicada entre las comunas de Daular y San Pedro de Chongón, a 45 minutos de Guayaquil, Además contará con tres pistas paralelas de aterrizaje simultáneo, dice el directivo de la AAG.

Para los estudios, que determinaron que el sitio es el más apto, Mitre tomó en cuenta parámetros como temperatura, humedad, visibilidad, nubosidad, lluvias y tormentas eléctricas. Se concluyó que las condiciones visuales allí son ideales para el aterrizaje y despegue durante el 99,75% del tiempo. “Solo habría problemas en un 0,25%, por las lluvias. No difiere mucho del aeropuerto José Joaquín del Olmedo, donde se registra un 95%”, expresa Romero.
 Guayaquil avizora su futuro aeropuerto
El estudio del clima se realizó a través del equipo AWOS (Automatic Weather Observing System), una estación meteorológica que registra los cambios del clima y cada media hora los envía a Mitre, en EE.UU. En dos años AWOS pasará al actual aeropuerto para transmitir observaciones a pilotos.

Entre las ventajas del lugar, según el análisis, constan también la baja velocidad del viento del área y el tipo de suelo. El suelo de Guayaquil es arcilloso, mientras que el de la zona de Daular-Chongón es de roca, y soporta unas 21 toneladas (TM) por metro cuadrado. El aeropuerto JJO soporta 0,5 TM por metro cuadrado, explica Félix Cabrera, director técnico de la AAG.

Sin embargo, para Romero, la mejor condición es que el sitio no está rodeado por obra urbanística, a diferencia del aeropuerto de Guayaquil. “No tiene alrededor la ciudad y podemos planificar a tiempo para que no pase lo que ocurrió aquí. El aeropuerto está engullido por la ciudad, ya que ni la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), la Dirección de Aviación Civil (DAC) ni el Municipio previnieron esto”.

Este mismo criterio es compartido por Carlos Muñoz, jefe de estudio y diseño de la Dirección de Aviación Civil (DAC), quien explica que la creación en 1962 del antes aeropuerto Simón Bolívar tenía que haber sido acompañada de ordenanzas que implementen cinturones de protección hacia la terminal aérea y hacia la ciudad.

Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que dicta los reglamentos únicos en la aeronáutica mundial, los aeropuertos deben tener una superficie libre que equivale a 150 metros, desde el eje de la pista hacia ambos extremos. A partir de esa distancia, por cada siete metros se pueden construir edificios de hasta un metro de altura.

Esto para evitar la contaminación por ruido que generan las aeronaves, pues el nivel de sonido permitido por el oído humano es de hasta 65 decibeles.

Sin embargo, en algunos aeropuertos del país esto no se cumple, ya que las casas están cerca de las pistas de aterrizaje. Como ejemplo, Muñoz cita el aeropuerto de Guayaquil.

A la altura de la calle Macará, en su intersección con la Av. Luis Plaza Dañín, hay residencias que, al momento de su construcción, no cumplieron con la distancia establecida. Mientras, el titular de la AAG hace hincapié en la presencia de la ciudadela la Fae. “Es totalmente ilegal, invade la zona de los 150 metros”.

Muñoz considera que la responsabilidad fue de las autoridades municipales de ese entonces y de la DAC, administradora del aeropuerto hasta enero del 2002.

Para evitar que esta historia se repita en Daular, la AAG pidió al Cabildo la creación de una ordenanza en base a estudios de ruido de Mitre, donde se contempla la zonificación de los terrenos aledaños.

No obstante, aunque la mayoría de los estudios de factibilidad estén listos, el arranque de esta obra dependerá del número de operaciones que llegue a registrar el actual aeropuerto y, en especial, del desarrollo económico del país, aclara Cabrera.

Hasta el momento, el JJO registra 75.000 operaciones al año y, según datos de la AAG, Tagsa y la DAC, solo entre el 2021 y el 2027 (cerca de 12 años plazo), esta cifra se duplicará, causando la saturación que demande la creación del nuevo aeropuerto. Desde el 2001 hasta la actualidad se registra un descenso del 8 al – 3% en el número de vuelos. Según el funcionario esto pudo haberse provocado por la recesión económica a nivel mundial.

Por lo pronto, aseguró el técnico de la AAG, en julio abrirán el proceso de licitación para la construcción de la calle perimetral del aeropuerto que medirá 18 kilómetros y costará US$ 1’800.000.

Luego se hará un estudio de aves, por la cercanía a camaroneras en la zona con expertos internacionales y locales.

En la actualidad, en Daular se construye una planta de agua potable que abastecerá a las comunas adyacentes a la obra; y, para dotar de energía eléctrica al aeropuerto, se creará una subestación eléctrica. La creación de una vía única de acceso es otra de las propuestas que se contempla y cuya aprobación se encargará el Cabildo.

El futuro aeropuerto será costeado a través de las rentas generadas por la concesionaria que este año ascienden a US $ 16’300.000. Ese dinero podrá entregarlo el Municipio como acciones para hacer una compañía de economía mixta o como un préstamo subsidiario. “Si las cosas siguen bien, de acuerdo al flujo de pasajeros considero, que la construcción se iniciaría en unos nueve años. Esperamos ser reconocidos, al igual que con el aeropuerto actual”, refiere optimista el concejal Luis Carrera del Río, con relación a los dos premios otorgados por la ACI (Consejo Internacional de Aeropuertos) al aeropuerto José Joaquín de Olmedo como la mejor terminal aérea de América Latina y el Caribe con 5 millones de pasajeros.

Fuente


meneame_share

2 comentarios

  1. se siguen formando colas a primeras horas de la mañana antes que habran el aeropuerto?

  2. ¿es mejor entrar con pasaporte español o ecuatoriano?

    gracias

Escribe un comentario